© 2020 Última actualización: 25-ene-2020

Logo_Marinos_Descubridores_InvP.png
icon_mail.png

Pedro Vázquez

Isla de Las Flores - 1474

Colón le pide consejos para ir a las Indias.

Quel dicho Colón venía a tomar lenguas y aviso del dicho Pedro Vázquez de la Frontera como persona que avia sydo criado del Rey de Portugal y tenía noticias de la tierra de las dichas Yndias. (Pleitos Colombinos)

Behaim.jpeg

Para el hombre de la Edad Media el océano que bañaba las costas occidentales europeas estaba plagado de terribles monstruos, sus aguas las cubrían espesos sargazos que atrapaban a las naves, más allá del horizonte las nieblas eran perpetuas y existían otros peligros sin fin Por ello era conocido como el “Mar Tenebroso”. Sin embargo desde mediados el siglo XV, los hombres de mar portugueses y andaluces, comenzaron a surcar este inmenso océano para darlo a conocer en toda su extensión y plenitud al mundo occidental. Las rutas de la navegación por el Atlántico comenzaron a abrirse.

 

Dedicado desde muy joven a los asuntos de la mar, alcanza pronto un gran prestigio entre los marinos de la Andalucía occidental y los del Algarve portugués, con los que mantiene un fluido comercio al mando de su carabela. Su buen hacer como navegante le proporciona tan elevado prestigio entre sus congéneres, que los asesores del rey de Portugal aconsejan a su monarca que lo tome a su servicio ofreciéndole el pilotaje de uno de los navíos que enviaban a descubrir o a comerciar con los portugueses establecidos en las colonias ultramarinas.

Natural de Palos de la Frontera, después de navegar en carabelas dedicadas al comercio y a la pesca, Pedro Vázquez pasa al servicio de la Corona portuguesa para ir a descubrir. Muere en su pueblo natal finalizando el siglo XV.

En la expedición mandada por Diego de Teive, Pedro Vázquez embarca como piloto de una de sus carabelas. Esta armada sale del puerto de Funchal rumbo a occidente con el fin de hallar nuevas tierras para el reino luso en la otra orilla del Atlántico. Navegan con la proa hacia poniente 150 leguas con el viento lebechio, que es el viento Norueste, recibiendo la mar por la aleta, hasta que desalentados por no encontrar tierra alguna deciden poner rumbo a las Azores.

 

En el camino de retorno, los malos tiempos separan a la flotilla, cada uno de los barcos se ve obligado a marcar su propio camino, aquel que le fuera más favorable para aguantar los embates de las altas olas que se suelen producir por estos parajes. Los vientos arrecian, y el cielo permanentemente encapotado no les permite tomar la altura del sol en la meridiana y por lo tanto no podían conocer donde se encontraban. Perdidos en la mar, Pedro Vázquez ve volar sobre su barco a un grupo de aves, pájaros que él sabía que eran de los que pasaban la noche en tierra, luego su refugio no debía de estar lejos, por lo que los sigue hasta llegar a una tierra hasta entonces desconocida, la isla de Flores, la más occidental del archipiélago de las Azores. Nos dice Bartolomé de las Casas que fue cuarenta años antes que Cristóbal Colón descubriese nuestras Indias.

Pedro_Vazquez_Derrota.jpg

Derrota probable seguida por la carabela de Pedro Vázquez desde Funchal (Madeira) hasta la isla de Las Flores, tomando después la vuelta hasta Lisboa.

 

Cansado de navegar y con los achaques propios de tan duro oficio, Pedro Vázquez se retira a la villa de Palos donde pasa el resto de su vida disfrutando de la más alta consideración entre sus paisanos. Cuando llega por primera vez Cristóbal Colón al monasterio de la Rábida, antes de ir a visitar a los Reyes Católicos, el futuro almirante se traslada en varias ocasiones al pueblo e hablaba con un Pero Vázquez de la Frontera, que era onbre muy sabio en el arte de la mar. Son varios los testigos que declaran en los Pleitos Colombinos lo mismo que acabamos de leer, que Colón, y posteriormente los hermanos Pinzón, consultan repetidamente al piloto Palermo acerca de las posibilidades de encontrar tierra allende el océano, pidiéndoles información acerca de los tiempos que se van a encontrar en tan incierta aventura y sobre la ruta a seguir.

 

Creemos que está fuera de dudas que fue decisiva la intervención de Pedro Vázquez a la hora de enrolar a los tripulantes necesarios para esta gran aventura. El ánimo que este viejo hombre de mar les daba a los marineros de la zona no podía caer en saco roto viniendo de quien venía que [Pero Vázquez] dava avisos al dicho Colón e al dicho Martín Alonso Pinzón e animaba la gente e les dezia públicamente que todos fueran aquel biaje que avian de fallar tierra muy rrica.