Juan Bermúdez

El descubridor de las islas Bermudas

Aquella isla que se dice la Bermuda o la Garza... tiene aquestos dos nombres porque la nao que la descubrió se llamaba la Garza, y el capitán que allí iba se decía Juan Bermúdez, el cual era natural de Palos (González Fernández de Oviedo, 1447-1557).

Palos de la Frontera, que contaba en 1492 con 4.000 habitantes dedicados en su mayoría a la navegación y a la pesca, sufre a partir del Descubrimiento de América tan enorme recesión demográfica que le lleva a perder el 85 % de sus moradores en algo menos de un siglo. Ello fue debido a que sus marineros, contramaestres, maestres y pilotos, todos ellos con justa fama de excelentes hombres de mar, se alistan como tripulantes en la mayoría de las numerosas expediciones de descubrimiento que parten hacia el Nuevo Mundo. Unos pierden la vida en la mar o combatiendo con los indios y otros no regresan, por lo que Palos se acaba convirtiendo en un villa de muchas viudas e pobres.  

Este marino palermo, según algunos historiadores, siendo maestre de la carabela Santa Cruz participó con su nave en el segundo y tercer viaje de Colón a las Indias. Nosotros creemos que no fue así, después de leer sus declaraciones en los pleitos Colombinos:

Dixo porque quando el dicho almirante don Christobal Colón descubrió las dichas yslas de la Española e Jamaica y Cuba e otras muchas ya que era tornado de buelta a la Española llego este testigo alli que venía de Castilla con Juan Aguado.

 

Porque cuando este testigo vino con el dicho Juan Aguado...tiene vido este testigo las dichas islas de San Juan e las Honze Mill Virgenes e Guadalupe e la Dominica.

“El año de nuestro Saluador Ihesuchristo de mil e quinientos e quinze... fue preguntado por hedad e dixo que sesenta e çinco años e mas”. Luego, debemos fechar su nacimiento, en Palos de la Frontera, en el año 1450. De linaje marinero, desde muy joven se hace a la mar. Se cree que fallece en su villa natal a lo largo de la segunda década del siglo XVI.

Dixo que sabe que la primera parte e prouinçia que fue descubierta en la que dizen tierra firme fue Paria donde se hallan las perlas e que lo sabe porque este testigo estuvo en la ysla española por maestre de una carabela que se desia Santa Cruz quando el dicho almirante la venia de descubrir.

Queda muy claro en estas declaraciones de Bermúdez que él no tomó parte en el segundo y tercer viaje de Colón: en el segundo de ellos el Almirante descubre Jamaica, Guadalupe y Dominica; y en el tercero el golfo de Paria, y él se entera de ello por que lo oyo al dicho almirante e a los que con el lo avian descubierto.

Juan_Bermudez.png

Viaje de 1505 en que Juan Bermúdez descubre las islas que portarán su nombre, y que él llamó islas de la Garza en honor a su navío.

Sabemos que desde el año 1495 al 1519, viajó al nuevo continente en diez ocasiones, es decir, cruzó el Atlántico en uno u otro sentido casi una vez por año a lo largo de diecinueve años seguidos, número no superado por ningún otro navegante europeo de los siglos XVI y XVII.

 

El 5 de agosto de1495 sale de Sevilla en la armada de Juan Aguado, compuesta por cuatro carabelas, ocupando la plaza de maestre en una de ellas. Pero no era el único vecino de los pueblos ribereños del Tinto que llevaba cargo en esta armada, todos los pilotos y los maestre eran de esta zona: Juan de Moguer, Bartolomé Roldán, Ruy y  Francisco del Castillo eran sus pilotos, siendo los maestres, además de Juan Bermúdez, Bartolomé Colín y Bartolomé de Leça. Palos y Moguer continuaban así enviando a sus mejores hombres a las empresas de Indias.

 

Como preludio del tercer viaje de Colón, en febrero del 1498, salen de Sevilla con destino a las Indias, dos carabelas al mando de Pedro Fernández Coronel, la una llamada Santa Cruz y la otra nombrada Santa Clara / o Niña / que se rehiço que era muy vieja. Gasto Diego de Escobar en Palos, por calafates e carpinteros e sebo e pez e estopa e otras cosas por la carauela Santa Clara con algund poco gasto que fiço en la carauela Santa Cruz, 35.400 mrs.

 

Queremos hacer un breve comentario acerca de esta nota. Aquí se nos está hablando de una carabela que era muy vieja, y que además se le conocía con dos nombres diferentes, Santa Clara y/o Niña. Esto se dice a finales del año 1497, es decir, cinco años después del Descubrimiento de América, luego se puede pensar, y hay muchas probabilidades de que así sea, que esta carabela sea la misma Niña, a la que también denominaban la Santa Clara, que llevó Vicente Yáñez Pinzón en el 1492. No olvidemos, que en esta época, una nave con cinco años, y además navegada por las calientes aguas del Caribe, ya se consideraba una nave muy vieja. Los 35.400 maravedís que se gastan en su reparación, salvo una pequeña cantidad empleada en la otra carabela, es una suma muy elevada, por lo que sin lugar a dudas necesitó una profunda reparación.

 

Volviendo a esta pequeña flotilla, de nuevo nos encontramos con que todos los cargos con responsabilidad recaen en marinos onubenses: los maestres fueron Pero Francés y nuestro Juan Bermúdez, y los pilotos Juan de Umbria y Francisco Niño, todos ellos vecinos de Palos. En el año 1502, de nuevo Juan Bermúdez cruza el Atlántico, esta vez en una flota de 5 naves, e iba acompañado como en cualquier expedición que saliera hacia América, por paisanos suyos: Alfonso Bravo que fletó las naves, Cristóbal Quintero, Alfonso Martín de la Gorda, Johan Marquez y Johan Dalta, así como el moguereño Bartolomé García, todos ellos maestres.

 

El 1503 se envían dos navíos a la isla de La Española, que salen de Sanlúcar de Barrameda el 22 de noviembre de 1503, siendo sus maestres, de la nao Trinidad Juan Bermúdez, y de la San Cristóbal el también palermo Alvaro Alonso Martínez.

 

NaodeUtrera.png

Nao de Utrera. Exvoto de 1555.

El mes de julio de 1505 le encontramos de nuevo en la mar, esta vez con 5 naves con el encargo de llevar vituallas a las colonias españolas del Nuevo Mundo. Juan Bermúdez, que va de maestre en la carabela Garza, hace un hallazgo que le hace protagonista en la historia de los descubrimientos geográficos. Cuando navegaba por los 32º 30´ aproximadamente, alcanza a ver por la proa de la Garza, un numeroso grupo de islotes al que se dirige para reconocerlos, dando a este archipiélago el nombre del barco que le llevó hasta allí, Islas Garza.

 

Qué bella muestra de reconocimiento de un hombre a su barco. Lo habitual era que al alcanzarse nuevas tierras éstas recibieran el nombre del descubridor, del hombre o del rey que lo financia la armada, o del santo que celebraba su efeméride el día que se lleva a cabo el descubrimiento, o del lugar de origen de algunos de los mandos a bordo. Bermúdez no; él quiere que sea su carabela la que pase a protagonizar el hecho, pero la historia no se lo permite y, como homenaje al primer hombre que consiguió avistarlo, a este archipiélago se le conoce hoy con el nombre de las Bermudas.

 

Aquella isla que se dice la Bermuda o la Garza... tiene aquestos dos nombres porque la nao que la descubrió se llamaba la Garza, y el capitán que allí iba se decía Juan Bermúdez, el cual era natural de Palos.

 

Los maestres de las cinco naves fueron Juan Bermúdez en la Garza, Alonso Rodríguez en la Santa María de la Antigua, Diego Cansino en la Santiago, Bartolomé Colín en la San Pedro y Pablo, y Juan Rodríguez Mafra en la Santa Cruz. Onubenses todos ellos  y, volvemos a repetir, como la gran mayoría de las veces.

 

En 1507 lo vemos de nuevo navegando a través del gran océano. Esta vez van siete carabelas en conserva, que llevan de maestres al vecino de Huelva Alonso Martín Valiente, y a los palermos y moguereños, Francisco López, Cristóbal Camacho, Juan Rodríguez, Juan Bermúdez y Alvar Alonso Prieto.

 

Sabemos que el 8 de octubre de 1509, Juan Bermúdez recala en Puerto Rico después de cruzar el Atlántico, siendo maestre de la carabela Santa María de la Antigua. En 1512 vuelve a viajar a América en la carabela Santiago.

 

En 1513, compra dos carabelas en Portugal, con las que se va a La Española, llevando ropa y pasajeros. La primera de ellas se llamaba la Santa Cruz, y la pilotaba Juan Rodríguez Mafra, palermo, y la segunda, la Santa María de la Antigua, pilotada por Juan Bermúdez, que llevaba  de contramaestre a su paisano Diego Alonso.

 

En 1519, la Santa María de la Rábida llega a América con Juan Bermúdez de maestre.

 

Impresionante listado para un hombre de principios del siglo XVI, que no se cansa de navegar. Su última travesía la lleva a cabo cuando ya contaba con sesenta y nueve años, edad avanzadísima entonces, y esto lo sabemos porque declara tener sesenta y cinco años en 1515: En viernes nona diez e seis dias del mes de hebrero año del nasçimiento de nuestro Saluador Ihesuchristo de mill e quinientos e quinze años... fue preguntado por hedad e dixo que sesenta e çinco años.

© 2020 Última actualización: 26-mar-2020

Logo_Marinos_Descubridores_InvP.png
icon_mail.png